Recomendaciones para elegir los cojines perfectos para tu sofá

El sofá es el protagonista del living, y cuando ingresamos al espacio acapara todas las miradas, ya sea por su color, la comodidad, su diseño, el tamaño, la textura, etcétera.

Y los cojines son el complemento que está dentro de ese campo visual, y depende mucho del sofá.

Por eso te compartimos algunas ideas de cojines, dependiendo del color de tu sofá:

 

EN UN SOFÁ BLANCO

El sofá blanco es el gran comodín ya que permite que se pueda dar un toque de color casi con cualquier tonalidad cromática y estampado.

Todo combina a la perfección y, además, se verá mucho más resaltado.

De todos modos, es importante contemplar el resto de la habitación para que se encuentre el espacio en armonía.

 

EN UN SOFÁ DE COLOR BEIGE

Con colores como el beige o el piedra suave, ocurre igual que con el blanco.

Son colores neutros que combinan bien con cualquier otro color, se les puede añadir un tono más atrevido para contrastar: fresa, mostaza, naranja o azul Klein.

 

EN UN SOFÁ OSCURO

En los sofás oscuros, ya sean azules o grises, se puede jugar a “iluminar” el conjunto con algunos tonos más vivos, como el amarillo mostaza, el fucsia o de contraste como el mint, los rosas, que siguen estando muy de moda…

 

EN UN SOFÁ DE COLOR GRIS

Es el color por excelencia, uno de los preferidos hoy por hoy para el sofá, abanderado del estilo nórdico, por su mantenimiento sufrido y por su facilidad para amoldarse a cualquier estilo decorativo, sea cual sea la intensidad del tono gris del sofá.

Al ser un color neutro, acepta bien muchos colores y motivos. Una buena opción sería hacer una composición con cojines de tonalidades fresa, mostaza, celestes, naranja…


 

EN UN SOFÁ DE COLOR VERDE

El sofá verde ya se posiciona como tendencia, y si es un verde vivo, los cojines pueden ir en la misma gama que los del sofá, pero en tonos más claros o jugando con estampados.

EN UN SOFÁ ESTAMPADO

En ese caso el sofá pide cojines lisos y texturas, aunque podría ir algún estampado, siempre y cuando tenga exactamente la misma gama de color que la del sofá.

EN UN SOFÁ TURQUESA

El color turquesa en un mueble como un sofá, aporta un soplo refrescante al espacio, recomendamos colores claros o cojines explosivos de estampados.

EN UN SOFÁ AMARILLO O ROJO

Un sofá amarillo vendría a buscar los mismos efectos que el rojo en cuanto a protagonismo visual. Resulta atrevido, desafiante y en ese punto el negro es un gran aliado para los cojines también los grises o en caso de buscar algo más atrevido los estampados y/o con dibujos llamativos.

 

 

Fuente: https://www.elmueble.com/

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *